Pequeños mitos cortos La leña verde

Estoy casi seguro de que has escuchado por lo menos una vez los pequeños mitos cortos que dicen que una de las formas más factibles de deshacerse de las brujas es quemándolas en una hoguera con leña verde.

Pues bien ¿Sabías que en un principio la madera que se utilizaba para eso era común y corriente y que no fue sino hasta después de lo que ocurrió en una ocasión que la gente comenzó a decir que tenía que ser una leña de color verdoso?

Así es. Todo ocurrió en un poblado semiárido del país en donde había muchas más mujeres que hombres. El principal motivo de esto era porque sus hijos y maridos habían tenido que irse a otros lugares para encontrar mejores oportunidades de trabajo.

Las personas que llegaban a este pueblo, pronto se daban cuenta de esta situación y comenzaron a propagar historias terroríficas con los pueblos vecinos. Argumentando que las féminas que habitaban ahí eran brujas y que seguramente utilizaban a los hombres como un elemento infaltable de sus conjuros malignos.

Algunos de los pocos varones que aún residían ahí, llevaron a un párroco para que santificara el lugar y así se terminaran los supuestos encantamientos.

La primera de las mujeres que atraparon respondía al nombre de Hilda y era la encargada del orfanato. En ese sitio sólo había adolescentes del sexo femenino, con lo cual los rumores de que dicha dama era una hechicera continuaron.

Hilda fue enjuiciada y en menos de dos días fue condenada a ser quemada viva en la plaza pública. La amarraron a un tronco de madera y posteriormente le prendieron fuego hasta que su cuerpo quedó consumido por las llamas.

En el instante en el que los gritos de la mujer cesaron, la gente se dio cuenta de que los restos de madera que quedaron sin quemar, ahora tenían un color verde. De ahí surgió el mito de que a las brujas se les debe quemar con madera que tenga esa tonalidad.